REFERÉNDUMS

.................

Una democracia de calidad es una combinación óptima de tres dimensiones: la democracia representativa, la democracia participativa y la democracia directa, los referéndums. Cuando examinamos buenos ejemplos de las tres nos damos cuenta de que, lejos de competir entre ellas, se complementan y se refuerzan mutuamente.

Conocemos bastante bien, y estamos bastante acostumbrados, a la democracia representativa (elegir representantes para que tomen las decisiones en nuestro nombre) pero, en cambio, la democracia participativa (ciudadanos deliberando sobre un tema) y el uso de los referéndums, tan poco desarrollados en nuestro país, siguen siendo bastante desconocidos. Sin embargo, tienen un gran potencial y su adecuada implantación, sin duda, no sólo aumentaría el empoderamiento ciudadano sino que contribuiría a mejorar nuestra democracia y, en definitiva, la calidad de vida en nuestro país.

De referendos hay de muchos tipos. Básicamente, los podemos dividir en dos grandes grupos: los que sirven para proponer cosas (consultivos, obligatorios, de iniciativa ciudadana) y los que sirven para rechazar cosas (los abrogativos, para rechazar leyes aprobadas, y los revocatorios, para mostrar la pérdida de confianza en los representantes y apartarlos de su cargo). En el mundo tenemos muchos ejemplos. Sería bueno conocerlos, analizar sus resultados, y pensar cómo aplicarlos aquí.

 

Si quieres saber más aquí te dejo diversas posibilidades:

Referéndums. Una inmersión rápida. Ed. Tibidabo. 2017
Qualitat democràtica per a un nou estat. Fundació Irla. 2014
Análisis de experiencias de democracia directa en el ámbito internacional (1995-2007). Con Ferran Requejo. IVAP. 2008
Qui té dret a votar? I altres assumptes polèmics sobre els referèndums de secessió. Amb Ivan Serrano i Joan Vergés. Càtedra Ferrater Mora. 2017